Cuando nada se da por cierto permanecemos alerta, permanentemente de puntillas. Es más emocionante no saber detrás de qué matorral sal­tará la liebre que comportarnos como si lo supiéramos todo.

Viaje a Ixtlán / Castaneda